Virtual Datacenter

El virtual datacenter
 suple la instalación de un centro de procesamiento de datos propio, por el servicio proporcionado por un proveedor que ofrece los mismos servicios pero de forma remota y utilizando una red telemática (habitualmente, Internet).

La omnipresencia del acceso a la red de redes, el ancho de banda en incremento constante y el desarrollo de las soluciones tanto de hardware como de software han comportado el uso de soluciones virtualizadas en todos los campos, desde las aplicaciones de usuario final hasta el escritorio completo para los clientes corporativos.

Como parte de esta revolución, el centro de datos también ha migrado a la nube y se ha convertido en un datacenter virtual, en vez de físico, gracias al crecimiento y a la maduración de la tecnología de virtualización profesional.

Esta migración ha traído ventajas tanto en lo que se refiere al aspecto económico como en el puramente técnico y se ha ganado en flexibilidad y seguridad.

Ventajas de los datacenters virtuales sobre los físicos

 

AHORRO DE COSTES, PERSONAL Y TIEMPO EN MANTENER Y ACTUALIZAR LA INFRAESTRUCTURA DE HARDWARE

 

Ya no hay que comprar servidores físicos ni contratar a personal especializado en su gestión y mantenimiento, algo que quedará a cargo de la empresa que proporcione el servicio de cloud datacenter.

 

SE DELEGA TODA LA ADMINISTRACIÓN DE LA INFRAESTRUCTURA

Una empresa está concebida para dedicarse a su área de negocio concreta y, aunque la tecnología siempre ayuda en ello, es imposible no perder algo de energía en su gestión y aspectos clave, como la seguridad.

Delegando la infraestructura del centro de datos a una empresa externa se descarga también la responsabilidad de su mantenimiento diario, aunque la empresa usuaria siempre podrá contar con ciertos aspectos de la administración que puedan ser de su interés para, por ejemplo, personalizar el servicio y funcionamiento.

ALTA DISPONIBILIDAD DE LA INFRAESTRUCTURA

Hasta ahora, cuando un ordenador del centro de datos fallaba, toda la infraestructura podía venirse abajo. Gracias a las técnicas de redundancia y la filosofía misma de la nube, si un servidor cloud falla, otro lo reemplaza rápidamente e impide que las operaciones diarias queden interrumpidas.

INFRAESTRUCTURA ESCALABLE

Antes había que comprar las máquinas necesarias para las operaciones y otros equipamientos, por si, en el futuro, eran necesarios. En el datacenter virtual, todos los servicios se escalan según las necesidades del momento, por lo que  si un día hay necesidad de más, se tiene y se paga por ello. Se ajustan también los gastos, pues no se desperdicia ni un euro en recursos adicionales.

StackedCloud además ofrece la instalación por parte de un técnico de forma gratuita, por lo que el cliente ni siquiera deberá contratar personal externo para llevar a cabo la preparación de su cloud datacenter.



 Sábado, Diciembre 30, 2017

« Atrás